Blog

Los madrileños y los gatos

El hecho es que los madrileños son conocidos popularmente como gatos pero ¿sabes cuál es el origen de este sobrenombre? Sobre el tema circulan varias leyendas, así que nosotros te vamos a contar las dos más conocidas.

La primera de esas leyendas tiene que ver con la eterna lucha entre moros y cristinanos que se dio en la península ibérica durante siglos. Era el año 852 y Muhammad I llega a Madrid y construye una gran muralla que rodeaba el valle del Manzanares y la Sierra de Guadarrama. Dentro eleva una mezquita de nombre “Almudaina”. Es el momento de la fundación de Mayrit. Años más tarde, en 1083, el ejército cristiano de Alfonso VI se acerca a Mayrit decicido a conquistar esta ciudadela árabe. En plena toma de la actual Madrid, un ágil soldado tomó la determinación de escalar la gran muralla, que medía 12 metros de altura, con la ayuda de tan sólo una daga.

Fue tal su destreza en la escalada de la muralla que Alfonso VI dijo en voz alta: “Parece un gato”. Una vez en la cima, el soldado cambió la bandera árabe por la cristiana. Esta fue la señal para que la tropa comenzara a tomar la ciudad. Tras la hazaña, al soldado trepador comenzaron a llamarle gato y también a los miembros de su familia. Dicen que pasados unos años se cambió el apellido por Gato y que todos los apedillados así son descendientes del ágil soldado. Y de ahí hasta la actualidad, en la que a todos los nacidos en Madrid se les conoce como gatos.

Hay otra teoría que dice que, en época cristiana, había que pagar un peaje para entrar a la ciudad por alguna de sus puertas: de Alcalá, de Toledo, de Hierro, de Felipe IV. Pero como no todo el mundo tenía dinero, se escaqueaban de esa tasa escalando las puertas como los gatos. Y de ahí el nombre.

Sea cual sea la razón el caso es que, a los madrileños, sobre todo a los “madrileños viejos” (de padres y abuelos nacidos en la ciudad) se les conoce como gatos 🙂