Blog

El Maestro del Prado. Por Javier Sierra

¡¡Nueva temática dedicada al Museo del Prado, “El Maestro del Prado”, basada en la novela del famoso autor.

En 1876, en su 29 cumpleaños, Teodosio Vesteiro Torres, un joven Poeta gallego cometió suicidio en una de las salas renacentistas italianas del Museo del Prado, antes destruyó su producción literaria y envió una carta a su único amigo, también escritor y gallego , Curros Enriquez.
Habia nacido en Vigo, estudiado teología en el Seminario de Tui, gran músico y poeta, trasladado a Madrid, para vivir como escritor, colaboraba con varios medios, y escribió la obra inacabada de “Galería de Ilustres Gallegos”, triste y sólo y con la reciente pérdida de su madre, confuso por sus sentimientos religiosos, apartado de la asociación “Galicia Literaria” creada por él mismo, pone fín a su trágica y corta vida.

CurrosEnriquez, perpetuó la memoria de su amigo, dedicándole una “Corona Fúnebre”literaria, donde participarían varios escritores e intelectuales, pero a las que se sumaron detractores, provocando una gran controversia intelectual , porque se hacía “apoteosis sacrílega del suicidio” y esto, en un país como España y Católico no era bien visto y los Suicidas Románticos como Larra, habían pasado ya a la historia.

A partir de esta historia, Javier Sierra, convierte al “espíritu de Teodosio” en su particular “Maestro” de numerosas obras del Museo del Prado, revelandolé el secreto, los misterios, mensajes encriptados, los enigmas de ciertas obras, que para los destinatarios de las mismas, eran más que bellas obras de arte basadas en la biblia, u otras fuentes, sino que , la “llave al paraíso”, respuestas a temas tabúes, o iniciación a” sectas” para su futura liberación.
Teniendo en cuenta, el momento, Renacimiento, XV y XVI, la expansión Otomana, con la toma de Constantinopla, la aparición de la Reforma Protestante, la Crisis religiosa Vaticana y su corrupción, y los problemas eternos que inquietaban al hombre Renacentista como al de hoy, éste es un viaje apasionante por un mundo lleno de incertidumbres, pero también de esperanzas.